lunes, 1 de julio de 2013

Para qué sirve la fosfatidilserina

La fosfatidilserina pertenece a la familia de los fosfolípidos, y es imprescindible para el buen funcionamiento de las células del cerebro.


La fosfatidilserina, conocida también como FS, se concentra fundamentalmente en las células cerebrales, propiciando el buen funcionamiento de este importante órgano.

Diversos estudios señalan que la falta de fosfatidilserina en el cerebro se relaciona con una merma de las capacidades mentales, especialmente en personas mayores.

Procedencia de la fosfatidilserina

La FS provenía antiguamente de animales, pero a raíz del problema de las “vacas locas” actualmente se extrae únicamente de la soja.

Es imposible tomar la suficiente fosfatidilserina de la dieta, a pesar de que forma parte de alimentos como el hígado, la yema de huevo y la lecitina de soja. Sin embargo, la carencia de FS tan solo se puede suplir por medio de complementos, ya que el organismo necesita entre 100 y 300 mg diarios.

El cuerpo la sintetiza de manera natural, pero la falta de algunos nutrientes como la vitamina B12, el omega 3 o el omega 6, así como el paso del tiempo, puede provocar que el cuerpo sea incapaz de producir esta sustancia en dosis adecuadas. Esto es algo bastante frecuente a partir de los 45 o 50 años de edad.

Propiedades de la fosfatidilserina
  • Mejora la memoria, la capacidad de concentración y el aprendizaje.
  • Equilibra el estado anímico.
  • Mitiga la ansiedad.
  • Beneficia en la enfermedad de Parkinson.
  • Mejora los síntomas depresivos.
  • Propicia que el cerebro utilice la glucosa convenientemente.
  • Reduce el estrés.
  • Disminuye las crisis convulsivas en casos de epilepsia.
  • Mejora la capacidad mental.
  • Disminuye los dolores propios del entrenamiento, y ayuda al desarrollo muscular en deportistas.

Quiénes se pueden beneficiar de tomar fosfatidilserina

  • Las personas que padecen la enfermedad de Alzheimer, sobre todo en sus comienzos.
  • Deportistas.
  • Personas mayores de 45 años.
  • Quienes sufren depresión.
  • Los enfermos de Parkinson.
  • Personas mayores con cualquier tipo de demencia.
  • Quienes padecen epilepsia.

Presentación y dosis de la FS

La fosfatidilserina se comercializa en cápsulas, chicles y ampollas. Las cápsulas suelen aportar 100 mg de FS, la goma de mascar 85 mg y las ampollas entre 100 y 300 mg.

La cantidad diaria recomendada es de 300 mg, distribuidos en tres tomas durante aproximadamente un mes. A partir de ahí, se puede tomar una dosis de mantenimiento de 100 mg. Los deportistas pueden llegar a tomar hasta 800 mg diarios.

No es necesario tomar la FS de forma continuada, ya que se ha comprobado que su efecto continúa entre dos y tres meses después de finalizar su consumo, por lo que se pueden efectuar periodos de descanso.

Efectos secundarios y contraindicaciones de la fosfatidilserina

La FS se considera segura y produce pocos efectos secundarios, que no van más allá de leves molestias estomacales.

Sin embargo, se debe tener precaución si se están consumiendo medicamentos anticoagulantes o complementos de ajo, ginkgo biloba o vitamina E. No es conveniente tomar fosfatidilserina por la noche, ya que puede alterar el sueño.

Las mujeres embarazadas, las que están amamantando, los niños y las personas con problemas renales o hepáticos, deben consultar con un profesional de la salud antes de tomar complementos de fosfatidilserina.



Beatriz Moragues - Todos Los Derechos Reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada